Saltar al contenido

Charla con Alberto Owono sobre los tópicos del fútbol africano

Alberto Owono desmontando los tópicos del fútbol africano

El fútbol es un lugar excelente para acabar con los tópicos y los prejuicios y hoy hemos querido charlar en Instituto Fútbol con Alberto Owono, un viejo conocido de la casa ya que fue redactor en Masliga, y poner en duda todos esos tópicazos que rodean al fútbol africano.

Es ya de por sí un tópico preguntarle a alguien de origen africano (aunque Alberto nació en Cataluña) sobre la totalidad del fútbol africano, pero os pido, como le pedí a él, que me concedáis esta licencia.

El valor de esta charla es colocarnos en el contexto con una primera aproximación al fútbol procedente de África por parte de esta web. Por supuesto, iremos ampliando y profundizando sobre el tema con el paso de los artículos (como con el resto de temáticas abiertas en la web).

Aclarado esto, ¡vayamos al lío!



¿Quién es Alberto Owono?

Alberto Edjogo-Owono es actualmente comentarista en Bein Sports y ha colaborado en otros medios como el diario Ara o L’Esportiu. Hasta hace tres años era jugador de fútbol, ahora es un tipo con traje, clase y sonrisa perenne. Internacional con la selección de Guinea Ecuatorial tiene un largo historial en el fútbol español habiendo pasado por más de diez equipos, entre ellos Sabadell, Sant Andreu o el Olímpic de Xàtiva.

Alberto Edjogo-Owono junto a su hermano Juvenal (izquierda)
Alberto Edjogo-Owono junto a su hermano Juvenal (izquierda)

Entrevista con Alberto Edjogo-Owono sobre los tópicos

La importancia del fútbol

Jay Jay Okocha dijo en una entrevista: “En mi país el fútbol es una religión. Es lo que une al país. Si el fútbol funciona, todo funciona. Es más que un juego o un deporte, es parte de nuestra cultura”. ¿Esto es así en toda África o solo en países que son potencias como Nigeria?

Esto se dice en Nigeria porque es un país que tiene recursos naturales, el gobierno si se organiza bien la gente tiene un plato de comer en la mesa, etc. Para Nigeria y países que son potencia a nivel económico sí que puede ser así, pero en países como Somalia, Etiopia o Burundi por muy bien que vaya el fútbol si la gente no tiene qué echarse a la boca pues lógicamente la cosa no va bien.

Es entendible lo que quiere decir Okocha. En países de África que están divididos por esa reestructuración que se hizo a nivel colonial y se separaron pueblos y hay países donde hay varios idiomas, varias tribus y varias religiones, ahí el fútbol es lo único alrededor de lo cual los ciudadanos se sienten más unidos. En eso estoy de acuerdo, pero para eso debe haber cierta base económica para que la gente tenga un mínimo para vivir.

Alberto Owono con el número 10 en un partido con la selección de Guinea
Alberto Owono con el número 10 en un partido con la selección de Guinea

El futuro es África

Roger Milla en 2008 dijo: “El futuro del fútbol pasa por África”. ¿En qué se ha mejorado desde entonces?

La diferencia desde 2008 a la actualidad es que muchas de las selecciones antes no tenían tantos jugadores que jugaban en Europa, ahora sí. La mayoría de las selecciones potentes de África tienen en su totalidad futbolistas juegan en Europa, por lo que tienen ya unos mecanismos, una disciplina y unas rutinas de jugar con más orden y con más lógica y además también están acostumbrados a jugar grandes partidos. En eso se ha avanzado mucho, ahora ya los jugadores que van a las selecciones buenas de África casi todos juegan en Europa.

¿En qué seguimos todavía igual?

Seguimos igual en que hay siempre hay problemas en Federación. Hay que tener en cuenta que en África los países son muy jóvenes: los países de África se independizan de sus colonias europeas en los años 60, por lo tanto, son países con apenas 50 años de vida, con muchos vicios adquiridos, con mucha corrupción por pulir y las Federaciones en muchas ocasiones entorpecen el trabajo de las selecciones. Ahí no avanzamos y o se hace una limpieza y una reestructuración a nivel de que la Federación sea un organismo que regula y no uno que mete la mano en la caja y aprovecha su estatus para hacer tejemanejes o no daremos un paso adelante. Soy pesimista en ello.

Varias selecciones han sido campeones en categorías inferiores, pero no acaban de romper moldes en adultos. ¿Por qué ocurre esto?

Sí que es verdad que antes se jugaba con la picaresca esta de los pasaportes, de si los sub17 eran sub17 o no, pero eso ahora se tiene más regulado con el control de ADN y todo esto que legítima a que todos los que están en las selecciones sub17 o sub20 están en las edades reglamentarias.

Fíjate que los que son campeones no son magrebíes, son equipos de la África negra (Malí, Senegal, Ghana…), son cuerpos que se desarrollan antes, tienen más físico y lógicamente cuando hay más físico en edades tan tempranas a igualdad de calidad te pasan por encima. Solo hay que ver la final del Mundial sub17 entre España e Inglaterra. Los ingleses con muchos jugadores de raza negra con raíces africanas, se desarrollan antes y físicamente están más fuertes que los españoles. Entiendo entonces que el desarrollo físico ejerce de factor importante.

El jugador africano

¿Qué le falta al jugador africano para sobresalir? 

Hay un punto en el que muchos expertos comentan que es el tema de la mentalidad o la ambición. Generalmente los jugadores nacidos en África no están en circunstancias muy acomodadas y cuando comienzan a ganar algo de “cash” con los contratos a veces ocurre que ese hambre se pierde. “Yo ya tengo mi estatus, yo ya he conseguido estar bien y alimentar a mi familia” y ahí hay un punto de hambre que se pierde.

Los que no pierden ese punto de hambre como Drogba, Samuel Eto’o o Touré Yayá, se mantienen en la élite. Los que lo pierden acaban jugando casi siempre en Turquía o China y ahí pierden mucho potencial, lo que es un desperdicio.

Ruben Epitie Jacinto Elá y Alberto Owono
Ruben Epitie Jacinto Elá y Alberto Owono

Hablemos de aprendizajes futbolísticos. ¿Qué es lo que más le cuesta incorporar al futbolista africano al llegar a Europa?

Seguramente sea el tema táctico. El tema físico ya lo tienes y el tema técnico también. Yo creo que es el tema táctico y de disciplina sobre todo. Generalizando, es verdad que las culturas africanas son más dadas a cierta laxitud.

Con la selección si quedábamos a las diez para coger el autobús si llegábamos a las diez y cuarto no pasaba nada. Como decía Ryszard Kapuściński, en África las cosas arrancan cuando la gente está preparada y no cuando sea ha determinado. Por tanto la disciplina de bajar a comer a tal hora, de coger el autobús a tal otra, de empezar el entrenamiento a una hora determinada… todo este tipo de cosas, quizás la disciplina que no se ha tenido antes, yo diría que es lo que más cuesta.

Y ligado a la disciplina está la parte táctica que es disciplina pura y dura. A veces cuesta un poco pasar de ir a mi aire a tener a unas normas que cumplir que quizás no estás acostumbrado.

Volvamos a Okocha. “De tanto intentar adaptarnos a la mentalidad europea perdimos el corazón africano”. ¿Está haciendo daño el fútbol europeo a las selecciones africanas?

No lo creo. Sí que es verdad que cuando uno ve una Copa de África de ahora a diferencia de una de hace diez años hay momentos en que se pueden ver a jugadores que especulan con el tiempo o con el resultado. La base del fútbol es la diversión y el evadirse de ciertos problemas y en África siempre se ha tenido esa alegría, ese “da igual el resultado, lo que importa es pasarlo bien”, y el fútbol europeo es más de poner cierto orden sobre esto, pero no creo que sea peor.

Es una oportunidad para mejorar, para que ese talento esté ordenado. Ahora bien, si tu pillas el talento y lo niegas de la improvisación o de la habilidad del jugador y te dedicas solo a ser ordenado entonces es un problema. La mayoría de selecciones africanas tienen entrenadores europeos (alemanes, franceses, belgas…) y sí que es verdad que esa imposición de cierta rigidez táctica, que es lo que entiendo que dice Okocha, a veces sí que se puede notar. Pero yo entiendo que el orden bien entendido puede ser una mejoría, aunque sí que es verdad que esa alegría, esa improvisación, ese no saber qué va a pasar en el partido si que puede ser que se haya perdido un poco.



Hablando de la diversión. ¿Es Europa el lugar donde pierde la inocencia el fútbol africano?

Sí, totalmente. Al final un partido de fútbol africano puro y duro, por ejemplo una final de Copa de la liga de Camerún, es muy divertido, porque no se estudia tanto al rival, porque no se tiene tan en cuenta al contrario, porque es pura diversión y ahí se desinhiben. Y esto que hacía de ir ganando 1-0 y jugarte un caño en medio campo si lo hace en Europa es posible que el entrenador te sustituya, por tanto, puede ser que la inocencia o la bisoñez cuando llegas a Europa te das de bruces con que esto no es solo diversión, sino que detrás hay un resultadismo que hay que sacar adelante.

¿Se está consiguiendo perder la anarquía en el jugador africano que llega a Europa?

Cuando uno ve jugar por poner un ejemplo a Thomas Partey, del Atlético de Madrid, uno no sabe si este tipo ha nacido en Accra o ha nacido en Lyon. Es un jugador que va cogiendo conceptos, llegó desordenado pero poco a poco se va ordenando.

Yo creo que hace falta cierto orden, es verdad que puedes tener un jugador anárquico que te decida partidos, pero no puedes tener diez jugadores anárquicos porque si no se vuelve todo un caos. Creo que el jugador cada vez es más ordenado, aunque seguramente pierda un punto de fantasía, pero es que sino en Europa no se puede jugar.

Por ello, sí, llegar a Europa hace que se pierda algo de alegría en el juego pero si uno ve jugar a Mohamed Salah o Sadio Mané ve que son felices. Juegan, disfrutan, son fantasiosos, pero cuando toca bajar a defender a campo propio lo hacen como un tiro. Por eso, si se entiende bien, creo que el jugador da un salto de calidad impresionante, por ejemplo, el Salah de ahora no es el que jugaba en el Basilea, pero lo cierto es que si uno se niega y dice “como me obligan a defender, me olvido de la fantasía y la diversión” entonces tiene un problema.

¿Todavía viene a Europa el jugador africano con la mentalidad de salvar a la familia o eso está cambiando?

Sí, por supuesto. Solo hay que ver esos documentales escalofriantes que nos llegan de niños que están jugando aquí. Piensa que las familias africanas son muy numerosas casi siempre, muchas bocas que alimentar y una tabla de salvación es que el jugador vaya a Europa y triunfe. El futbolista además tiene una responsabilidad extra ya que no solo vive para él, sino que también vive para el resto. Esto está acorde también con lo que hablábamos antes de que los Gervinhos se van a China, los Adebayor se van a Turquía, por esto, por el peso económico que tienen encima que va más allá del gasto de uno mismo.

Una más de Okocha. “Correr en el fútbol es fácil, pero no todos puedens dar una asistencia o driblar” ¿Está consiguiendo África salirse del prototipo de ser solo un atleta?

Sí, y Okocha es muy crítico con esto y tiene razón. Es verdad que en África son muy atletas, aunque hay que diferenciar porque África dependiendo de la zona no es lo mismo. Es como en Europa, no es lo mismo un jugador mediterráneo que uno nórdico, no se puede generalizar. Pero a grandes rasgos, ese músculo y ese correr está muy bien, pero es necesario ese punto de fantasía “ordenada”. Fantasía que dé rendimiento, lo que dice Okocha no es hacer una ruleta o tirar una bicicleta sino dar un pase filtrado que sea decisivo o tirar una falta que acabe en gol y las selecciones que han conseguido ese tipo de jugador han dado un salto de calidad.

Por poner un ejemplo, ahora está Sadio Mané en Senegal y esa selección va a dar ese salto y en el Mundial lo vamos a ver. Está Álex Iwobi en Nigeria, que es sobrino de Okocha, jugando de ‘10’ y ese salto lo va a dar. Es decir, ese puntito de fantasía se está incorporando, si tienes esa calidad y la pones al servicio del equipo entonces consigues esos jugadores que acaban haciendo el punto diferencial. ¿Cuántas veces hemos visto un mediocentro posicional en Europa haciendo de mediapunta en la selección en África? Por ejemplo, Obi Mikel o Touré Yaya. Faltaba ese enlace, ese mediapunta ingenioso que no solo tenga talento sino que encima lo ponga al servicio del equipo.



En los 90 y los 2000 el perfil de jugador africano que ha conseguido hacerse un hueco en Europa ha sido principalmente el del pivote defensivo. ¿Hay algún perfil que esté repuntando en los últimos años y que podría suponer una evolución?

Yo el perfil del fútbol africano que veo muy aprovechable es el futbolista de banda, el extremo puro. Porque hay gente que es muy rápida y tiene una gran velocidad. Además, poco a poco ese perfil de extremo se está extrapolando en el puesto de delantero centro. Antes un jugador que era muy rápido podía jugar de extremo pero le faltaba pausa para convertir las ocasiones en gol y eso te abocaba a jugar en la banda. Ahora por ejemplo vemos a Mohamed Salah que en el Chelsea acabó jugando muchos partidos de extremo porque no metía gol, ahora que está marcando goles está jugando más hacia dentro.

Otros ejemplos son Vincent Aboubakar, Moussa Marega o Cedric Bakambú, que es nacido en Francia pero que es de origen africano. Al del Villarreal siempre se le ha acusado de no tener pausa para definir delante de la portería, la está empezando a tener y yo creo que es de los delanteros centro africanos que tienen potencia, habilidad y gol. Ahora mismo creo que es el puesto en el cual se puede exportar más talento.

Bakambu contra la esclavitud en Libia
Bakambu contra la esclavitud en Libia

Por el contrario, ¿hay algún perfil que no acaba de salir?

El defensa central y el portero cuestan mucho. No sé el motivo, pero cuesta mucho conseguir un portero africano de garantías. Te diría que salvo Enyeama que fue nombrado mejor portero de la liga francesa y Carlos Kameni cuesta mucho. No sé si es porque ser portero no es tan divertido como otras posiciones relacionándolo con la manera de ver el fútbol en África en cuanto a diversión, pero no salen demasiados porteros africanos.

Quizás sea también porque el portero requiere de un punto de técnica extra al ser una posición muy determinada. Fíjate que hay entrenador y entrenador de porteros, y esa base técnica creo que no se tiene y cuando vas creciendo ya es muy complicado adaptarla y por ahí podrían ir los tiros.

Y a nivel de defensa central también cuesta un mundo. Es verdad que hay centrales como Mehdi Benatia o Eric Bailly, pero cuesta encontrar centrales no sé si por tema táctico, de orden o porque como el jugador físicamente tiene esa potencia diferencial se aprovecha más en zonas más avanzadas y como consecuencia no acaban de salir muchos centrales de peso.

Fútbol africano y formación

Hablemos de la seguridad. Eto’o hace dos años afirmaba que lo querían asesinar al ir con su selección. ¿Es importante la mejora de la seguridad para no poner en peligro las selecciones africanas?

Sí, pero es muy complicado. Un millonario que va a un barrio de pobres corre un riesgo. Es cierto que las estrellas del fútbol se veneran y se respetan mucho en África porque son tomados como guías, como gente que ha abierto el camino para otros y hace que países como Camerún sea reconocido en el mundo entero gracias a Samuel Eto’o porque ha llevado la bandera por todos los rincones del planeta, pero es complicado.

Por ejemplo, a Obafemi Martins le dispararon en el coche en Lagos intentando robarle, gente que es millonaria que va a sitios donde se pasa cierta hambre en algunos momentos corre un riesgo.

También es cierto que los policías cobran poco. Y claro, un policía que gana poco y que puede conseguir cierto dinero haciendo la vista gorda es complicado de controlar. Es difícil, ahí cuando los jugadores están en activo casi siempre son venerados, son muy pocos los casos de atracos o atentados, pero es lo mismo que si vas a las favelas de Brasil e intentan atacar a un jugador como Neymar. No sé si tiene mucho que ver con la seguridad global o que un millonario va a un sitio pobre.

¿En qué futbolistas africanos se fijan en África?

Todo lo que tenga que ver con la Premier League o la Liga Española se puede ver en cualquier bar desde Cape Town hasta Accra. Seguramente ahora los que más brillan son los del Liverpool (Salah y Mané), en España están mirando mucho a Cedric Bakambú porque está marcando goles y porque es un referente y siempre está luchando a favor de los derechos de sus hermanos africanos. Otro sería el propio Eric Bailly del Manchester United.

Creo que está relacionado con que jueguen en equipos importantes de la Premier o la Liga y como los ven mucho los idolatran más. Otro sería Aboubakar porque juega Champions League con el Oporto.  Los que brillan en una de esas tres competiciones son idolatrados en África.

¿Hay discriminación hacia el jugador africano en Europa por la posibilidad de que se vayan a mitad de temporada a la Copa África o por ocupar plaza de extracomunitario?

De hecho, ahora la Copa África se va a jugar en verano precisamente por esto. Ahora hay el tratado de Cotonú que según de qué país provengan puedes jugar como si fueras comunitario, pero esto no está implantado en todos lados. Entonces claro si solo lo puedes tener tres jugadores con pasaporte extracomunitario en el equipo, si gastas uno y además ese jugador no está en el mes de enero pues si tienen que elegir entre fichar a un africano o fichar a un belga, pues a lo mejor fichan a un belga antes. En ese sentido se está intentando mejorar y el cambio de fecha de la Copa de África es mucho mejor para el futbolista.
En cuanto al respeto es algo que hay que ganarse poco a poco. El jugador ha de hacerse valer, no ser tratado como mercancía. Muchas veces cuando un africano llega a Europa parece que tenga que trabajar el doble porque saltas al campo y la gente ya te mira a ver este magrebí o este negro qué hace y si da un mal pase ya decimos que como es negro da malos pases. Hay que ganarse el respeto y creo que paulatinamente los africanos se están afianzando en Europa siendo un jugador más e incluso liderando, tirando del carro y siendo vistos como faros para su equipo.

¿Son positivos los acuerdos que hay entre equipos europeos y regiones de África para llevarse a jóvenes talentos o estaríamos hablando incluso de cierto abuso?

Yo noto un punto de abuso. Al final, hay que ver qué porcentaje de esos chicos acaba teniendo ficha con los equipos o acaban triunfando. Es fácil crear una escuela, coger a 500 niños, hacer una criba y quedarse 25 que nos gusten y los que no los devuelvo. Entiendo que es mejor que un chaval esté en una residencia en España a estar en un sitio con malas instalaciones en un país africano, pero no lo sé…, yo sería partidario de tener buenas instalaciones, hacer un buen control y cuando el jugador ya esté formado, ya tenga cierta madurez, traerlo. Ahora bien, aquí tienen que entrar a echar un cable tanto gobiernos como federaciones de países africanos que tienen que mejorar instalaciones y las condiciones de vida y de entrenamiento de los chavales.



Qué hace falta para una mejora importante en el fútbol africano, ¿táctica (pizarra) o organización (despacho)?

Yo creo que despacho. Insisto mucho en el tema de despachos, pero aquí es básico. Si no hay una buena organización es imposible. Ya no solo hablo de fútbol, te hablo de ministerios, de gobiernos, etc. Me gusta mucho leer literatura africana y hay muchos que apuntan en esta dirección. El africano ha estado colonizado durante dos siglos por los europeos y ha visto como el blanco tenía una casa que daba la vuelta a la manzana y él estaba en la caseta de la gente que hace la comida o el servicio, entonces cuando llega el punto en que los blancos se van y quedan los negros, los que habían sido colonizados, entonces ellos también quieren coger estatus y quieren estar en una casa enorme y quieren mandar y esto es peligroso. Y lo es porque no estás buscando el bien común, estás mirando el bien individual y sin una organización es complicado que esto comience a funcionar.

¿Ahora cuál es el plan? Que la gente joven que ha tenido la oportunidad de ir a estudiar fuera, de formarse, traiga ideas nuevas y las implemente en el país con los recursos que hay. Hay que tener en cuenta que en África el 50% de la población tiene menos de 16 años y por lo tanto hay mucha materia prima pero hay que organizarla bien.

El nivel táctico la mayoría de chicos lo coge rápido, pero a nivel organizativo no puedes ir a un Mundial y que las cinco selecciones africanas tengan problemas con las primas, que haya problemas para viajar, que haya huelgas, que un jugador se vaya. Eso son cosas que no se pueden permitir porque das mala imagen y por que al no estar bien organizado eso al final lo acabas pagando.

¿Cuál es el entrenador de mayor caché del fútbol africano? ¿Héctor Cúper quizás?

Yo creo que no, creo que el entrenador con más caché de África es el francés Hervé Renard, que es el que lleva ahora a Marruecos. Estuvo entrenando en un equipo de Argel que este año ha sido semifinalista en la Champions Africana, luego cogió a Zambia con un equipo todo formado por jugadores de liga local, liga sudafricana y uno jugando en China y otro en Suiza y consiguió ganar la Copa de África en 2012. Luego la volvió a ganar en 2015 con Costa de Marfil y ahora ha clasificado a Marruecos para un Mundial después de 25 años. Lo que ha hecho este señor es impresionante.

Lo que ha hecho Héctor Cúper está muy bien, porque ha superado ese desastre de la primavera árabe en Egipto donde se derrocó a Hosni Mubarak y donde hubo mucho lío. Ahí ha conseguido que Egipto vuelva a estar arriba, pero creo que Renard está un pelín por encima de Cúper.

Herve Renard
Hervé Renard

¿Están faltando entrenadores africanos de primer nivel en el fútbol africano?

Es verdad que, como decíamos, en las selecciones nacionales de África la mayoría de los entrenadores son europeos, pero por ejemplo el entrenador de Túnez es autóctono, lo mismo sucede con el entrenador de Senegal o con el de Congo, que es Florent Ibengé, y que no irá al Mundial por poco. Están saliendo entrenadores africanos. Obviamente cuesta más porque hay menos estructuras, menos nivel, y a veces nadie es perfecto en su tierra y se prefiere un entrenador de fuera que uno local, pero poco a poco hay entrenadores de equipos importantes en África que están siendo autóctonos.

El Riyad Casablanca, actual campeón de la Champions Africana, que lo había entrenado John Benjamin Toshack anteriormente, ahora tiene entrenador local. Hay entrenadores de nivel en África y es importante también para hacer ese arraigo y para demostrar que los entrenadores africanos también pueden hacerlo bien.

¿Qué tipo de formación tienen los entrenadores africanos?

Es complicado. Las ligas locales son jóvenes, los países también y hay mucho por hacer. No se puede comparar un país africano con uno europeo. A nivel formativo muchas veces son exjugadores que por su carácter o por su manera de ver el fútbol pasan a entrenador y lo hacen bien, pero por formación específica para el título de entrenador no es tan potente, tan metódico o tan estructurado como aquí.

Sin embargo, en España, por ejemplo, si has sido internacional más de ocho veces vas a Las Rozas, a la sede de la Federación, y en dos meses tienes los tres niveles de entrenador. Por lo tanto, digamos que seguramente la formación de entrenadores para según quien en España tampoco es tan extensa como se podría pensar.



¿Cuál es el nivel de las ligas africanas?

Depende de la liga. Los campeonatos norteafricanos sí que tienen más nivel como Argelia, Marruecos o Túnez. Son ligas que tienen más presencia y fichan jugadores de fuera. O, por ejemplo, la liga sudafricana, que es una liga que tiene un formato similar a la Premier League donde se vende un producto, hay un marketing y hay jugadores que quieren ir a jugar allí, lo que luego es verdad que hay carencias.

En según qué países es muy difícil encontrar financiación, hay países como Nigeria que son muy extensos y por lo tanto es muy caro poder competir ahí. El nivel se ve claramente en los que llegan a los octavos de final de la Champions Africana, ves claramente en qué ligas hay más poder y en cuáles no.

¿No existe mucha diferencia entre los equipos fuertes y los débiles?

Como no hay cultura arraigada aquí los equipos son de corta duración, tienen un inversor que pone dinero, compra un equipo y con ese equipo hace y deshace a su antojo. En Sudáfrica por ejemplo está Kaiser Chiefs o Mamelodi Sundowns, que ganó la Champions Africana el año pasado; en Congo está Tout Puissant Mazembe que es un reducto donde hay un millonario que gana dinero con recursos naturales y monta un equipo. Es decir, no hay esa tradición futbolística de equipo que tiene 100 años sino que es gente que mete dinero y sabe lo que hace. Si yo soy un inversor y meto x dinero sé que o gano la liga o voy a estar cerca y por lo tanto los equipos que se nutren de ayudas locales o de la afición sufren más porque hay un inversor que si pone el dinero sobre la mesa crea diferencias.

De hecho, es difícil que haya sorpresas, es difícil que Enyimba no gane la liga nigeriana o que equipos de abajo intenten alzarse con el título porque siempre hay dos o tres equipos más fuertes y el resto tienen que pelear.

Mamelodi Sundowns tras ganar la Champions Africana
Mamelodi Sundowns tras ganar la Champions Africana

Hablemos de dinero, ¿los jugadores viven del fútbol en África?

Depende, al final el continente es muy amplio y dependerá de la liga. En el Al Ahli egipcio la gente cobra dinero, en el Mazembe lo mismo, en Sudáfrica la gente cobra dinero, si en la liga de Ruanda se gana dinero o no eso ya no lo sé, pero sí que es verdad que hay unos equipos que sí que tienen esa capacidad económica y eso se ve claramente cuando hay jugadores extranjeros jugando en ese equipo.

Cuando un equipo tiene extranjeros quiere decir que hay jugadores que se desplazan para ir a jugar ahí, así que ahí se paga, pero millonarios no hay. Salvo los cuatro equipos que te he comentado es difícil tener un grandísimo contrato.

La Copa África

¿Qué significa la Copa África para el futbolista africano?

La Copa África es todo. Es la manera que tiene la ciudadanía de sentir orgullo por la patria, de sentir adherencia a sus raíces y es el momento en el que juegas de tú a tú contra otro país. En ninguna otra circunstancia de la vida se puede jugar uno contra uno Nigeria contra Camerún, ahí vamos a solucionar nuestros problemas. Durante 90 minutos se pone sobre la mesa el orgullo nacional. Por ello, la Copa África es un hecho importantísimo para toda África y de ahí que se juegue cada dos años.

El africano necesita que haya Copa de África o clasificatorias, que haya fútbol, porque el fútbol es lo que da alegría a la gente como bien decía Jay Jay Okocha. La Copa África lo es todo y ganarla qué te voy a decir…

Racismo

Para finalizar, ¿hemos avanzado algo en el tema del racismo en Europa?

No lo sé. Hay un racismo encubierto al final, siempre hay algo. Se ha avanzado en países como Bélgica donde ya hay hijos de africanos de tercera generación. Ahí es algo más habitual porque en el colegio había negros, había magrebíes…un crisol de culturas. Hay otros países donde este mestizaje cuesta más como son los países del Este, la propia Turquía o incluso en España.

Yo creo que el racismo es un reflejo de la sociedad, en la sociedad todavía hay esos estigmas racistas y en el fútbol es un lugar donde se permite de todo, es decir, a ti no se te ocurriría ir a una panadería e insultar al panadero porque la barra de pan está mal hecha, pero en el fútbol sí. Puedes insultar al rival o a tus jugadores y todo eso que sí está permitido en el fútbol luego se traslada al ámbito social y al ámbito de discriminación racial.

Se ha avanzado algo, se meten multas a las aficiones que insultan y cosas así, pero todavía hay mucho por hacer y eso solo se puede curar con educación desde el principio, con sanciones severas y dando ejemplo.

Autor

Iñaki García
Soy Iñaki García y soy periodista. Sé muy poco de fútbol, de hecho, he jugado a baloncesto media vida pese a medir 1.70. Sin embargo, en cuanto se trata de escribir este es mi deporte.