Saltar al contenido

Charla con Ismael Díaz Galán sobre la responsabilidad del entrenador

Ismael Díaz Galán

Hasta en tres ocasiones he entrevistado a Ismael Díaz Galán y tengo la sensación siempre de salir con algún nuevo aprendizaje en la maleta.

En esta ocasión para Instituto Fútbol charlamos sobre las responsabilidades del entrenador. En un deporte en el que uno de los lemas es que “el fútbol es de los futbolistas” (el cuál comparto), ¿estamos siendo justos con lo que le pedimos a los técnicos?



¿Quién es Ismael Díaz Galán?

Ismael Díaz Galán se define como un obrero del fútbol, aunque tiene más de explorador que de obrero. El técnico asturiano ha probado banquillos en hasta siete equipos de Segunda División B, salvó la categoría con el Farense en la Primera División portuguesa contra todo pronóstico, casi metió en competiciones europeas al Kairat de Kazajistan y aunque vivido muchas aventuras más hay un lugar donde es muy querido: Málaga.

Ahora el equipo malacitano está consolidado en la Primera División, pero a mediados de los años noventa el equipo vagaba por la Segunda División B sin conseguir dar el salto de calidad que le hacía falta para volver a soñar con volver a la élite española. Con el paso de Ismael Díaz Galán consiguió un ascenso a Segunda División que cambiaría el destino del club andaluz, pese a que no se confió en él para hacerlo y acabó saliendo de la entidad malacitana.

Ahora, profesor de entrenadores, tiene la maleta preparada para probar una nueva aventura, pero antes ha aceptado charlar un rato en Instituto Fútbol sobre las responsabilidades del oficio del entrenador.

Ismael Díaz
Ismael Díaz

Entrevista con Ismael Díaz Galán sobre la responsabilidad del entrenador

¿Qué es lo primero que debe de hacer un entrenador cuando llega a un equipo para ganarse el respeto de los jugadores?

Hacerles ver que te importan todos por igual de forma específica respetando su singularidad y valorando  en alto grado su potencialidad en la construcción de la inteligencia colectiva que es un equipo.

¿En qué orden de importancia está el entrenador en el resultado final de un partido?

En el mismo que el efecto provocado por las circunstancias que propicia con su trabajo. El entrenador no es más que un facilitador de circunstancias que intenta propiciar para provocar las interrelaciones más provechosas al equipo.

Has entrenado en diversos países, ¿qué es lo que más cuesta transmitir a un vestuario?

Que un equipo es más que la suma de sus partes y por tanto que el mejor jugador siempre será el equipo. Cambiar la conjugación de cualquier verbo y pasar la primera persona del plural antes que la primera del singular.



¿Puede el entrenador ser amigo de sus futbolistas?

Pasa lo mismo entre jugadores. Todos somos compañeros de trabajo con distintas funciones. A los compañeros no los eliges, a los amigos sí. Lo que hay que tirar todos los puentes posibles para que el ambiente laboral sea el mejor posible porque esto se sabe que incide en la consecución de la eficiencia de los individuos. El tiempo dictará más tarde si esa relación da para la amistad.

¿Qué influencia puede tener un entrenador en la motivación de un jugador?

La mejor motivación es la automotivacion. El entrenador debe colaborar con la gestión de grupo fuera del campo a que el jugador venga motivado de casa y por supuesto gestionar el trabajo de campo para que quiera al acabar volver a entrenar en la sesión siguiente.

¿Hay que hacer que el futbolista se divierta en los entrenamientos?

Eso sospechábamos algunos desde el comienzo de nuestra carrera. Ahora la neurociencia nos avala. Todo aprendizaje que entra por las emociones se adquiere antes y por más tiempo.

¿Cómo hacer que un futbolista se sienta importante si no es titular habitualmente?

Lo primero haciéndole ver que su importancia no la mide el ESTAR sino el SER. Lo segundo es hacerle sentir que lo importante es centrar toda su energía en lo que está en su mano y lo tercero hacerle disfrutar del día a día.

Ismael Díaz dirigiendo un entrenamiento
Ismael Díaz dirigiendo un entrenamiento

Normalmente el entrenador intenta quitarle presión a los futbolistas poniéndosela a uno mismo, ¿hay alguna otra herramienta para hacerlo que no incluya la salud propia?

El entrenador no está para quitar presión sino para entrenarla. Está para hacer que sea un contexto más del juego que se incorpore en sus dinámicas de entrenamiento.

¿Cómo trabaja un entrenador para poder cargar con esa presión que se autoasigna?

Incorporándola a los distintos cursores con los que trabaja con el equipo en el día a día de distintas formas.

¿Cómo puede utilizar un entrenador una rueda de prensa para que sea beneficiosa para su equipo?

Desde el respeto a quien pregunta, a quien escucha y desde la coherencia que debe presidir tu trayectoria porque al final esto es lo que te hace ganar el respeto de los demás y la autoridad con tus jugadores.



¿Qué facultad de los entrenadores crees que no se está valorando en los clubes y cuál sí y realmente no tiene tanta relevancia como se le está dando?

Como en la sociedad en general se valora poco la implicación y en exceso el postureo. Los “besa escudos” siguen siendo mejor considerados que el que se descuerna cada día para dar su mejor versión al club

Para finalizar, ¿cuál es la principal responsabilidad del entrenador de fútbol?

Obtener la mayor eficiencia de cada jugador para que su aportación a la inteligencia colectiva sea la máxima posible. Es el camino para alcanzar la meta para la que nos contratan: ganar.

Autor

Iñaki García
Soy Iñaki García y soy periodista. Sé muy poco de fútbol, de hecho, he jugado a baloncesto media vida pese a medir 1.70. Sin embargo, en cuanto se trata de escribir este es mi deporte.