Saltar al contenido

Charla con Juan Ramón Salvadores-Canedo sobre el dibujo táctico

Juan Ramón Salvadores-Canedo y el dibujo táctico

4-2-3-1, 4-4-2, 3-4-3… decía César Luis Menotti que eso eran números de teléfono. En Instituto Fútbol he querido poner en duda esa afirmación y para ello charlamos con el entrenador Juan Ramón Salvadores-Canedo sobre el dibujo táctico.

En este artículo encontrarás:

  • Diferencias entre la principal terminología futbolística: Sistema, formación o dibujo, modelo de juego y estilo
  • Cuál es la verdadera utilidad del dibujo táctico
  • Una guía básica y práctica sobre los principales dibujos teniendo en cuenta sus características, puntos fuertes y debilidades

A riesgo de ser dogmático he buscado un entrenador reconocido por sus trabajos tácticos: Juan Ramón Salvadores-Canedo.



¿Quién es Juan Ramón Salvadores Canedo?

Hace unas semanas hablábamos con Mikel Etxarri y en esta ocasión tenemos otro entrenador de un perfil similar. Reconocido a nivel futbolístico por los de la profesión, pero quizás sin mucho foco mediático.

Juan Ramón Salvadores-Canedo es el actual técnico del CD Tarsa de la Segunda División femenina.

Juan Ramón Salvadores-Canedo
Juan Ramón Salvadores-Canedo

37 años de carrera del que fue el entrenador más joven de España al sacarse el carnet de entrenador nacional a los 23 años después de ver que no iba a poder cumplir su sueño de jugar en las filas del Atlético de Madrid o el Deportivo de la Coruña.

Máster en Psicología Deportiva y Máster Profesional de Entrenamiento, su dilatada carrera comenzó en equipos del fútbol base de A Coruña y ha tenido pasos por Tercera División, donde estuvo con el Benavente, muchos años en Preferente, tres etapas en el fútbol de Estados Unidos y más de diez años dirigiendo en Canarias a equipos femeninos entre Primera y Segunda división nacional.

Juan Ramón Salvadores-Canedo es sobre todo un tipo didáctico y lo vais a poder comprobar ahora mismo.

La entrevista he querido dividirla en dos partes. Una primera en la que asentaremos los conceptos básicos y buscaremos entender qué utilidad tiene el dibujo táctico y una segunda en la que descifraremos los principales dibujos tácticos.


Pero antes de eso, os quiero pedir, si os gusta la página, que os suscribáis a Instituto Fútbol.

Sortearé DOS EJEMPLARES del libro FÚTBOL B entre los suscriptores de Instituto Fútbol en fechas próximas.

SUSCRÍBETE y cada 15 días te mandaremos un E-mail con los artículos de INSTITUTO FÚTBOL. Además recibirás UN REGALO en forma de capítulo del libro ‘FÚTBOL B’ de JACINTO ELÁ


¡Vamos al lío!



Charla con Juan Ramón Salvadores-Canedo

Diferencias entre sistema de juego y formación

Esas distinciones son un poco semánticas y a veces nos liamos un poco con la terminología. Pero podríamos decir que si contemplamos toda la nomenclatura que va existiendo (a veces somos muy celosos con la inventamos cada uno de nosotros) podemos decir que formación, los que usamos esa palabra, o dibujo viene a decir lo que normalmente la gente conoce como sistema, esos 4-2-3-1, 4-3-3…

Una cuestión de pizarra
Una cuestión de pizarra (Fuente: Cuadernos de Fútbol)

Hay gente que prefiere decir formación porque dice que sistema es una cosa viva y entonces sistema implicaría un poquito más al funcionamiento de los jugadores dentro de esa formación. La realidad es que no todos los sistemas tienen que ser vivos o dinámicos porque, por ejemplo, el sistema métrico decimal es inamovible . Es decir, no todos los sistemas tienen por qué ser dinámicos. Pueden ser también estáticos y, por lo tanto, se le puede llamar sistema a esa enumeración.

Los que prefieren diferenciar entre formación o dibujo y sistema a la formación la llaman la posición base y el sistema englobaría la forma de moverse y los recorridos típicos o medios de los jugadores dentro de esa formación. Por supuesto, hay gente que sigue usándolo como sinónimos.



Diferencias entre modelo y estilo de juego

En cuanto a modelo de juego y estilo también es hilar un poco fino. Modelo de juego es la palabra de moda, implica saber cuál es tu forma de entender el jugar y ahí englobaríamos un poco antes el estilo, llamando estilo a cómo juega ese equipo, si balones largos, balones cortos, balones por el suelo, balones elevados, contraataques más o menos organizados desde un repliegue, etc.

¿Qué podemos decir que es el estilo? Seguramente, lo que le vemos hacer a ese equipo, lo que antes se decía “juegan al pelotazo”, “juegan al balón bajo”, “juegan en triángulo”… y modelo de juego sería algo más, el englobar el sistema, la formación, dónde presionan, cuándo presionan, por dónde echan la pelota, qué tipo de pases dan y muchas otras cosas.

El estilo es una pincelada, qué es lo más reconocible de la forma de jugar de un equipo, y modelo de juego implicaría un concepto algo más complejo al igual que sistema podría ser más complejo que formación.

El estilo es lo que hace reconocible a tu equipo
El estilo es lo que hace reconocible a tu equipo.

¿Qué preguntas básicas debe hacerse un entrenador a la hora de elegir un dibujo concreto?

En esto los entrenadores de baloncesto nos llevan bastante ventaja, como en muchas otras cosas. Aquí habría que diferenciar la pregunta en si es con vistas a la temporada o con vistas al partido.

Yo pienso que lo que te debes preguntar es qué dibujo es el que el entrenador maneja mejor, porque eso de decir que el dibujo va a depender de tus jugadores es decir nada. Si aquí ya hablamos de sistemas dinámicos, que es el equipo jugando, si tuviéramos que contemplar qué jugadores tenemos cada domingo para decidir el dibujo el rango entonces sería infinito, ya que toda alteración de elemento implica una alteración del sistema en conjunto. Eso que tanto gusta ahora de que el batir de las alas de una mariposa en Pekín crea un temporal en Florida, pues esto es así. Eso de “depende de los jugadores” es para regalarle el oído a los jugadores.



Aquí lo que realmente importa es qué dibujo prefiere el entrenador, cuantos más pueda manejar mucho mejor, cuanta más flexibilidad haya mucho mejor; qué dibujos domina mejor el entrenador; qué dibujos van a hacer más daño a nuestros rivales; qué dibujos van a permitir que yo me exprese mejor y, por supuesto, qué tipo de jugadores tengo, porque si quiero hacer un dibujo con tres mediapuntas y no hay ninguno en el equipo o quiero hacer un dibujo con extremos y no hay ninguno de verdad da igual el gusto que tenga el entrenador o lo que se espere.

Al final lo más importante es una combinación de todo lo demás: qué es lo que mejor controla, con qué dibujo trabaja mejor, cuales son los que más van a molestar a sus rivales, cuáles son los que me van a permitir imponerme un mayor número de veces teniendo en cuenta los rivales y teniendo en cuenta los jugadores.

Saber qué dibujo dominas es importante
Saber qué dibujo dominas es importante

Además a esto podríamos añadirle la circunstancia meteorológica, saber qué tipo de meteorología te vas a encontrar, quizás queda sobreentendido, pero es importante.

Y una cosa que siempre insiste Benito Floro y que también es conveniente tener en cuenta: tener clara la idiosincrasia del club. Qué tipo de juego gusta allí donde estás entrenando. Por ejemplo, aquí en Canarias donde estoy entrenando te puedes encontrar que en Tenerife puedes proponer un juego más de batalla, más de contraataque, de repliegue y es probable que te lo acepten; en cambio, en Las Palmas te van a pedir otra cosa.

En Madrid, por ejemplo, puedes triunfar en el Santiago Bernabéu con un fútbol de entrega, de dos puntas, de balones largos, pero tienes que ganar. En cambio, el modelo de tocar la pelota, de posesión, en Madrid no gustaría tanto.

En Barcelona si vas con un fútbol de contraataque, largo, de repliegue, después de tantos años jugando de otra manera te encontrarías un cierto rechazo. Eso son circunstancias que no se pueden obviar.



¿En qué influye el dibujo táctico en el juego? 

No recuerdo ahora si lo decía Benito Floro o Azkargorta, cuando le decían que el dibujo no era importante siempre respondía igual: “Claro, el sistema operativo que le pones a tu ordenador no es importante”.

¿Cómo no va a ser importante saber quién tienes delante y quién tienes detrás, quién tienes a tu derecha y quién tienes a tu izquierda? Eso es fundamental para establecer las pequeñas sociedades que hay dentro de un equipo, son importantes los tres jugadores que tienes cerca.

Eso es lo más complicado cuando haces cambios, por ejemplo. El engrase, cuánto tiempo vas a tardar en entrar en el partido, hay veces que aciertas y hay veces que no, eso es lo más complicado al hacer un cambio. El hacer entrar un jugador y ver cómo encaja entre esos que ya están jugando, etc. Para mi la importancia del dibujo es decisiva.

Los cambios implican problemas nuevos
Los cambios implican problemas nuevos

En cuanto a la fotografía inicial es muy curioso cuando empiezan los partidos fíjate en cómo se plantan en el terreno de juego los equipos con el dibujo con el que tienen pensado jugar. Yo a mis equipos siempre les aviso que no sean tontos y que no se planten antes de empezar enseñando cómo van a jugar, porque eso son pistas para el otro entrenador, quien en condiciones normales va a tardar un tiempo en detectarlo y si le damos pistas antes del saque le estamos ahorrando trabajo al rival.

Además, tan importante como el número de jugadores por línea o entrelineas es muy importante el perímetro que componen sus jugadores. Es como el juego de unir puntos, sigues la línea de los jugadores extremos (los de dentro no hacen falta) para acabar configurando esa figura que estaba oculta. Ese dibujo te dice mucho, no solo la composición de las líneas sino el dibujo perimetral, eso te va a decir qué equipo te va a pegar por el centro, qué equipo te va a pegar por fuera, qué equipo tiene dos jugadores por cada banda, qué equipo tiene uno y uno por dentro, eso es fundamental: el perímetro del equipo.

Hay 4-3-3 de una manera y hay 4-3-3 de otra. El Barcelona, por ejemplo, solía jugar con los tres del medio del campo muy metidos en el círculo central, en cambio, hay otros 4-3-3 en que el interior izquierdo y el derecho juegan más cerca de los extremos. Así que además de la composición, hay que fijarse en el perímetro que configuran los jugadores.



¿Cuál es la importancia de tener más o menos líneas?

Ahí llegamos a la importancia del dibujo en movimiento. ¿Cómo se mueven los jugadores?

A la hora de atacar y de defender, lo más importante es que haya en realidad seis líneas (o siete contando la defensa completa*) y que ningún jugador esté en la misma línea vertical ni transversal del compañero, por lo menos del compañero inmediato, y eso es lo que te va a permitir formar muchas líneas de pase diferentes: triángulos isósceles, equiláteros o escalenos. Hay que tener en cuenta que muchas veces el equilátero no es el más conveniente.

*La línea defensiva, por lo general, nos interesa que jueguen plana, todos a la misma altura, aunque hay quien le gusta que uno de los centrales esté por detrás, más atento a la cobertura, el antiguo líbero, que era el más especializado en dar las coberturas.
El fútbol está repleto de figuras geométricas
El fútbol está repleto de figuras geométricas

Es muy importante que a la hora de atacar haya siempre formaciones triangulares o romboidales y entonces en cuantas más posiciones intermedias haya gente mucho mejor ya que es más difícil de localizar para el rival y más posibilidades de pase para ti.

Y a la hora de defender también, cuantos más jugadores haya en líneas no coincidentes mucho mejor, hay más coberturas y más apoyos, y entonces rompes la posibilidad de que desbordando un jugador superes a dos o tres de una tacada. Eso hay que deshacer y rehacer continuamente creando líneas de pase y creando líneas de acoso, cobertura, permuta, estando siempre preparado para poder ayudar al compañero. Hay que generar esa pequeña locura, del aparente desorden al orden continuamente.

¿Trabajar a partir de fundamentos o de dibujos?

Yo trabajo mucho a partir de fundamentos de juego. En niños es lo que hay que trabajar por encima de dibujos, pero también en adultos ya que me facilita a la hora de los partidos cambiar y adaptarme a los jugadores que están, a los que faltan, a qué hace el rival…

Lo más productivo es trabajar sobre los fundamentos, más que sobre dibujo. Está muy bien controlar dos o tres dibujos muy bien controlados, y es lo habitual, pero es bueno trabajar con fundamentos y que te puedas adaptar.



Descifrando los principales dibujos tácticos

El 1-4-4-2

De partida tenemos tres opciones con el 4-4-2:

  • Plano
  • En rombo
  • En bufanda.

El 4-4-2 plano tiene los dos mediocentros a la misma altura en sus recorridos medios. Aquí tenemos que hablar de lo que es el dibujo y lo que se desarrolla, hay que hablar de qué recorrido le pides a cada jugador, cuánto sube cada uno, etc.

También hay una cosa que es fundamental: ¿A qué distancia juegas de tu portero? Yo que he estado en Estados Unidos, donde les encantan los sistemas, decían este sistema sirve para esto y este para lo otro. Yo les decía: “Dime la altura media en la que juega tu defensa central, apúntame cuál es el punto más alto que va a alcanzar, cuál es el punto de repliegue normal y cuando tú me digas dónde juega tu último defensa, yo te voy a decir para lo que te sirve ese dibujo y donde te va a funcionar mejor”.

Si pones un 4-4-2 donde la posición base de los jugadores es a 20 metros de la portería va a ser completamente diferente que si la posición base está a 40 metros de la portería. Es fundamental saber a qué distancia de la portería está su último jugador, y en qué línea y a qué altura buscan robar la pelota. Si no me dices eso, entonces es cuando hablamos de los números de teléfonos. Un dibujo no es un número de teléfono; pero me tienes que dar cosas, una cosa es el nombre y otra los apellidos.

Aparte de los jugadores que lo conforman, que esa es otra pelea con Juanma Lillo. Primero el jugador y luego el dibujo.

Cuando se habla de plano, bufanda o rombo estamos hablando sobre todo en cómo están ubicados los del medio del campo.

Teniendo eso asentado, el 4-4-2 plano es aquel en que sus jugadores de cada línea juegan más o menos a la misma altura.

4-4-2 plano
4-4-2 plano

En rombo, es parecido al 4-1-3-2 en el que hay un enganche y dos delanteros, que tienen que separarse un poco para dejar trabajar al enganche por el medio.

En el 4-4-2 plano, los centrocampistas parten de una posición paralela, pero que hay que romper esa línea a la hora de empezar a jugar. No pueden estar todos a la misma altura.

En el 4-4-2 en bufanda, como dicen los ingleses, es cuando los dos mediocentros están algo más retrasados que los dos exteriores mal llamados interiores*.

*Interior es el que va por dentro, exterior es el que va por fuera. Interior es el 8 en el 4-3-3, pero el que juega por fuera: Michel, por ejemplo, nunca fue un interior en el 4-4-2, sí cuando jugaban en el 3-5-2. No hay que confundir.

En el 4-4-2 en rombo, la fuerza ofensiva está muy clara, es para trabajar mucho con el enganche. Es un dibujo que se usaba y se usa mucho en Argentina. Es un dibujo para los enganches buenos, es un dibujo para buscar en bandas los dos contra uno y no es conveniente que suban los dos laterales al mismo tiempo.

4-4-2 en rombo de Argentina
4-4-2 en rombo de Argentina

En bufanda, con los exteriores un poco más adelantados, vocación de ataque en lugar de laterales con los exteriores.

En plano, los ataques se hacen indistintamente con el exterior o con el lateral. Un buen ejemplo sería el Atlético de Madrid.

En cuanto a las debilidades, siempre insistiendo que hay que saber si presionas arriba, si presionas intermedio o si te repliegas para defender más atrás, pero hablemos en líneas generales.

La debilidad del rombo es que si no presionas bien arriba como te rompan la línea de los tres primeros jugadores estás perdido. En el fútbol moderno, con tres jugadores por detrás de la pelota tienes un problema. Si tienes un enganche muy habilidoso, pero algo gandul vas a tener problemas. Es difícil encontrar jugadores como Iniesta que te sirven para todo. La debilidad es evidentemente es que como te cojan al contraataque y no tengas gente atrás, entonces lo vas a pasar muy mal.

La debilidad de los otros 4-4-2 es que si no hay una buena colaboración exterior-lateral en defensa vas a tener dificultades.

Además vas a tener un problema si los dos mediocentros tienden a jugar en la misma altura, es importante que no jueguen a la misma altura, si lo hacen no atacarán ni defenderán bien. Cualquier combinación entre ellos la cortará el rival y defensivamente no se dan cobertura el uno al otro.

Otra debilidad que puede ser grave en este sistema es el que los mediocentros no lleguen a ayudar a los defensas centrales.



El 1-4-3-3

Hay tres formas básicas:

  • En flecha, con el delantero centro algo más avanzado que los extremos
  • Con el delantero centro metido atrás y los extremos adelantados por delante
  • El 4-3-3 más plano.

Vamos a hablar del 4-3-3 en flecha, que es el más habitual y es el que usa, por ejemplo, el Barça. Para ello necesitas un delantero centro que aguante muy bien la pelota, tipo Kluivert o Van Basten, que permiten la llegada de jugadores de segunda línea. En este dibujo se juega muchísimo con los exteriores ayudando mucho a salir a los centrocampistas,  jugar mucho con el delantero centro haciendo de tercer hombre que sepa aguantar la pelota y este jugando con las bandas ya sea directamente o pasando la pelota al medio del campo y volverla a meter. Los exteriores aprovechan esos huecos que ellos mismos han creado en su repliegue y como te cojan el balón en la espalda y den centro atrás estás perdido. Es una forma de jugar muy espectacular.

El otro, en el que los extremos están más adelantados que el delantero centro, ese delantero centro funcionaría algo así como el enganche en el 4-4-2 en rombo. Sería para jugar con él más en corto y a partir de los movimientos de los extremos, que se moverían normalmente hacia dentro, y entrarían bien los centrocampistas o los laterales por fuera. Eso provoca una forma de funcionar algo distinta. Se juega más en corto y los extremos tienen que hacer mucho movimiento de cruce para dar entrada a los interiores o a los laterales.

El 4-3-3 plano prácticamente no se juega.

El 4-3-3 en flecha del Barça
El 4-3-3 en flecha del Barça

El 4-3-3 es realmente muy espectacular, muy ofensivo, pero tiene problemas. Su problema es que o bien juegan presionando tras perder la pelota o bien colaboran en defender y dan tiempo para que el medio del campo llegue o si hay desborde son generosos a la hora de replegar y ayudar atrás ya que si te rompen la línea de tres en la salida de balón del equipo rival vas a tener muchísimos problemas tanto si fallas en la presión como si fallas en el repliegue.

Esa es la debilidad del 4-3-3 actualmente, necesitas gente de mucha batalla en los extremos porque defender es siempre cuestión de actitud y de correr, ya que siempre hay que correr, o para adelante a presionar o para atrás para defender. Si has tocado mucho la pelota es mejor presionar, si no la has tocado tanto entonces tienes más gente preparada para defender.



El 4-2-3-1

El 4-2-3-1 es un dibujo que a mí me gusta mucho. Es muy interesante cuando tienes dos buenos mediocentros. Porque hay un principio que dice “si no tienes mediocentros, no juegues con mediocentros”. Para jugar 4-4-2 o 4-2-3-1, que requieren dos mediocentros, es mejor que tengas dos buenos mediocentros, sino no tienes nada que hacer.

Pero cuando tienes buenos mediocentros y tienes bastante jugadores de esos entrelíneas que van a configurar esa línea de tres, esos jugadores que te ayudan mucho a defender y a atacar, no esos que llaman mediapuntas que no son ni medios ni puntas (ni quieren llevarse las patadas en el área ni quieren correr en el medio). Cuando tienes de los buenos de verdad es un sistema que hace mucho daño ya que es un sistema que reúne lo mejor del 4-4-2 y del 4-3-3.

Tienes que tener un buen delantero, un jugador muy completo, los pequeños no te valen, porque ahí hay que aguantar mucho. Y la fuerza de este sistema está en que tienes muchísimas combinaciones en medio del campo, esos dos mediocentros ayudando a salir y esos tres tíos por detrás del delantero centro te dan una variedad de juego terrible. Y si  esos cinco que conforman las dos líneas intermedias son centrocampistas de verdad me parece un dibujo muy aprovechable.

4-2-3-1 del Chelsea 2016
4-2-3-1 del Chelsea 2016 (Fuente: ZonaDeportiva.com)

La debilidad del 4-2-3-1 es que al haber una línea de dos mediocentros entre la defensa y la línea de tres se hace muy difícil que el lateral doble al exterior, porque has introducido la cuña que son los dos mediocentros. Esos dos mediocentros te introducen algo más de distancia con respecto a los exteriores. Los laterales, a no ser que los exteriores doblen muy bien y sepan esperan, no van a llegar continuamente a doblar y por ahí pierdes algo de sorpresa.

Si tienes tres tipos con calidad detrás del delantero y dos mediocentros que no estén a la misma altura y que sepan apoyar es un dibujo que hace muchísimo daño. El problema es que no sean los jugadores idóneos, no todos sirven. Tienen que ser tres jugadores que trabajen, completos, que sepan dividir, y dos mediocentros que se compenetren, que no suban al mismo tiempo, que no bajen al mismo tiempo y que estén dispuestos a tapar la banda o a subir a presionar.



El 4-1-4-1

Dibujo que toma mucho del 4-3-3 en flecha. Es muy parecido solo que un poco más defensivo. Los exteriores son como los del 4-3-3 en flecha pero más reservados por lo menos en su posición de partida.

Es un dibujo con una fortaleza defensiva enorme, pero tiene el inconveniente de tener solo un mediocentro y que si los que juegan por fuera son demasiado reservados, pueden dejar demasiado solo al delantero. En esa línea de cuatro tiene que haber gente dispuesto continuamente a subir.

4-1-4-1 básico
4-1-4-1 básico

En este dibujo, como solo hay un mediocentro, ya encaja más que los laterales puedan doblar a los exteriores, la línea del medio del campo está muy poblada y no es fácil para el rival.

La debilidad es que sean muy rácanos, que los exteriores sean tan defensivos que no hagan pie arriba. Eso lo convierte en un dibujo que tiende al empate.

Que se quede el mediocentro solo también es un inconveniente si te superan toda esa línea de cuatro.

Este dibujo puede ser bastante batible a las contra, sin embargo, su mayor problema puede ser que te quedes en un equipo demasiado defensivo y te quedes en ese equipo que empata 0-0 o que empata 1-1, esa gente no va en ayuda del delantero centro. Pero es un dibujo que a mí me parece buenísimo para un equipo que sea mucho de contraataque, a lo mejor para un novato en la categoría que no tenga mucho capital, que tengan que arroparse mucho e ir sumando puntitos e ir cogiendo confianza. Para eso me parece un dibujo muy interesante.



El 3-5-2

Esta fórmula se puede enunciar de muchas maneras: 5-3-2,3-3-3-1, 3-5-2, el 3-4-2-1 de Pablo Machín en Girona haciendo un cajón por detrás del delantero centro.

Esta formación táctica tiene muchísimas variantes con la gente que juega en el medio del campo abierta, es decir, esos tres que están jugando por detrás del delantero centro, ya sea jugando de interiores y dando paso a los carrileros o jugando como exteriores y provocando que los carrileros se queden un poco más atrás y hagan una función un poco más defensiva.

Hay que ver la segunda línea de tres (la primera es la defensa) cómo juega, si con un mediocentro y los dos abiertos a los lados o los tres muy juntitos en el círculo central. ¿A quién das paso? ¿A los carrileros? Si tienes a Marcelo esa línea de tres te viene de maravilla por fuera; pero a lo mejor tienes uno que no es tan habiloso o tan veloz, pero te ayuda a defender y prefieres hacer un trivote y dejar un poco más a los tres de arriba, ahí del 3-5-2 o 5-3-2 podríamos hablar muchísimo tiempo.

Tu medio del campo marcará la altura de tus carrileros en el 3-5-2 y en el 5-3-2
Tu medio del campo marcará la altura de tus carrileros en el 3-5-2 y en el 5-3-2

Es básicamente un dibujo para contraatacar, para contraatacar tras repliegue, quizás en medio campo o quizás más atrás. Es un dibujo para equipos humildes, para puntuar todas las semanas.

Es bastante productivo y por ello tiene tanto éxito en Italia o Alemania,que es un fútbol bastante de contraataque, si el partido se pone complicado ir adelantando las líneas pero empezar con una cierta prudencia.

Este dibujo es muy rico, tiene muchas ventajas porque si tienes laterales de recorridos es casi inexpugnable en la parte de atrás, en el medio del campo te permite defender muy bien, te deja ir a presionar muy arriba, pero cuidado porque si vas muy arriba la línea de tres te la pueden romper fácil.

Quizás no es el más apropiado para esto, pero sí que es un dibujo muy apropiado para hacer los partidos muy largos, para hacer que el rival se desespere.

Tienes que tener los jugadores, como en todos. En este dibujo es muy importante esa gente que tienes por fuera, pero si no son de mucho recorrido puedes poner un trivote y darle más trabajo a los de arriba. Tampoco hay que hacerlo siempre con los laterales, porque sino te conviertes en previsible.

Que eres un equipo humilde que no te importa en ser previsible porque el empate te vale casi en cualquier campo, entonces no hay problema; el problema es que necesites ganar un partido y si eres previsible con los laterales ya saben cómo te van a parar, te cierran los laterales y te quedas con pocas opciones, pero es un sistema muy bueno para sumar puntos de manera continua.

El 3-3-3-1

Si lo haces con gente ofensiva con un delantero que sepa esperar y dar atrás, puede ser un dibujo de muchos goles. John Benjamin Toshack usaba el 3-3-3-1, Johan Cruyff también lo usaba muchas veces y Pep Guardiola juega a veces con el 3-4-3 que es una medio adaptación; son tres atrás, dos jugadores que corren mucho en el medio del campo, dos mediocentros y los delanteros. Se parece bastante.

El 3-5-2 con la variable 3-3-3-1 me parece un dibujo muy rico, con muchísimas posibilidades. Tienen que ser buenos centrales, pero es un sistema muy flexible porque se puede convertir en 3-4-3 o 3-5-2, dependerá de a qué altura juega ese segundo delantero.



4-3-2-1 de Ancelotti y el 3-4-2-1 de Pablo Machín (Girona)

El árbol de navidad de Ancelotti. Cuatro 4 defensas con dos laterales con mucho recorrido, 3 pivotes fuertes en medio del campo y los delanteros en flecha. Muy parecido al dibujo de Pablo Machín con ese punta con dos jugadores que están detrás, que te hacen lo mismo de extremos como de segundos delantero.

El 4-3-2-1 de Carlo Ancelotti en el AC Milan
El 4-3-2-1 de Carlo Ancelotti en el AC Milan

La diferencia entre el 4-3-2-1 con el 5-3-2 es que en ese tus laterales en este segundo pueden subir continuamente en todas las jugadas si son de recorrido, ahí tus laterales no tienen que pensar demasiado, al tener siempre tres atrás pueden subir una y otra vez. ¿Poblema? La rutina. Si suben continuamente se acaba la sorpresa.

En 4-3-2-1 los laterales seleccionan más sus subidas. En el caso del dibujo de Machín (3-4-2-1), que lleva varios años con él, los laterales pueden subir cuando quieran porque tienen tres atrás.

Si tienes cuatro atrás es complicado subir continuamente con los laterales, Guardiola lo hace mucho, pero claro es un equipo muy dominante con la posesión. Con otro tipo de posesión hacerlo es arriesgado.

El 3-4-2-1 de Pablo Machín en el Girona
El 3-4-2-1 de Pablo Machín en el Girona

Lo curioso en el sistema que emplea Pablo Machín es que a veces sus dos hombres de detrás de delanteros tienen que hacer cosas contra natura como abrirse de dentro a fuera si no sube el lateral para luego acabar dentro. Se tienen que mover dos veces.

Es un dibujo para un equipo modesto. Muy interesante y que se puede adaptar para muchísimos jugadores. Para jugar un 4-3-3 tienes que tener jugadores de mucha calidad, pero dónde consigues tres jugadores de calidad arriba que hagan de todo, como Eto’o, Pedro o Alexis Sánchez. Encontrar ese tipo de jugadores es complicado (que regateen, que sepan centrar y que luego te ayuden a defender), no hay tantos. Estos últimos dibujos que estamos comentando son muy indicados para puntuar. ¿El problema? empatas muchas veces, pero si eres un equipo humilde te viene de maravilla, empate a empate, alguna victoria, trabajar mucho los saques y de eso se trata.



Autor

Iñaki García
Soy Iñaki García y soy periodista. Sé muy poco de fútbol, de hecho, he jugado a baloncesto media vida pese a medir 1.70. Sin embargo, en cuanto se trata de escribir este es mi deporte.