Saltar al contenido

Charla con Ricardo Zazo sobre la importancia de perfilarse bien

Perfilarse bien

En las últimas semanas había escuchado en varios foros futbolísticos sobre la importancia de perfilarse y he querido traer este tema que parece estar tan de moda a Instituto Fútbol.

Para hablar de los conceptos relacionados perfilarse he contactado con Ricardo Zazo, un entrenador quizás no muy conocido para el gran público, pero que os invito a conocer.

Ricardo Zazo
Ricardo Zazo es el actual entrenador del Juvenil B del C.F. Madrid Río, es licenciado en Ciencias de la Actividad Física, un estudioso del fútbol y una de las mentes más preclaras que conozco. 

Ricardo Zazo
Ricardo Zazo

¡Vayamos al lío!



¿Qué es eso a lo que llamamos perfilarse?

Perfilarse es algo que me llama mucho la atención porque los jugadores van pasando las categorías y siguen sin saber qué es perfilarse. Siguen sin entender todavía lo que es darle continuidad al juego.

Perfilarse es poner la situación corporal más efectiva para darle continuidad al juego y darle volumen de juego. No tiene que ser necesariamente una posición en la cual tengas que estar lateralizado, pero suele ser la más efectiva. En una progresión de defensa-ataque hay que intentar buscar el mayor desarrollo del juego y generalmente es en esa posición lateralizada la que te permite buscar al compañero con mayor facilidad.

Además, perfilarse implicaría intentar situar el cuerpo entre balón y oponente, con lo cual intentaríamos darle continuidad al juego provocando además que el rival esté más alejado de la zona de balón.

Perfilarse en ataque. ¿Cuál es el ABC para orientarse bien con respecto al balón para recibir?

Sobre perfilarse en ataque lo normal es intentar colocarse en una posición lateralizada, intentar recibir siempre con la pierna más alejada de dónde viene el balón y poniendo el cuerpo entre el atacante y él mismo.

Lo que pasa es que eso es lo que te dice la ortodoxia. A base de hablar con compañeros entrenadores te das cuenta que a lo mejor eso no es lo ideal. Hay un ejemplo de un entrenador amigo mío, Juan Mascuñano, que está ahora entrenando en Inglaterra, que él construyó su modelo de juego cuando entrenaba en Brunete a base de darle el balón a su mediocentro sin perfilarse.

Esto que puede parecer una locura, porque si no está bien perfilado, si no es capaz de mirar portería contraria le van a robar el balón, él lo priorizaba porque su jugador era muy bueno aguantando la pelota y saliendo de situaciones de presión. Entonces cuando él tenía el balón, aún estando en teoría mal perfilado en relación a la portería contraria, porque estaba mirando su propia portería, salía de esas situaciones y generaba ventaja.



Entonces lo que se suele decir es intentar buscar una situación en la cual tu cuerpo esté bien orientado para darle progresión.  Si por ejemplo es en la banda lo normal es que tu espalda esté más pegada a la banda e intentemos darle una progresión al ataque. Pero no hay un ABC, normalmente lo que se suele decir es que seas listo en la posición corporal que tengas.

Por ejemplo, si tú tienes los dos pies en paralelo, un error común en el jugador es intentar girarte; hay que ser lo suficientemente listo para saber que si tienes los pies en paralelo lo que tienes que hacer es tocar de cara otra vez.

Básicamente es eso, intentar orientarte bien. Un jugador que lo hace muy bien es Andrés Iniesta, siempre se orienta bien, porque sabe cómo tiene que orientar su cuerpo, gira muy rápido sobre su propio eje y a partir de ahí construye el juego.

¿Cuál es el error más común en la postura corporal en la recepción del balón?

El error más común es encontrarte jugadores que no saben perfilarse bien en situaciones dinámicas, porque normalmente tienen los dos pies en paralelo e intentan girarse. Por ejemplo, en salida de balón intentan buscar pase del portero al mediocentro y el pivote no se gira o se gira tarde porque primero controla y ahí la pierde, ese es un error bastante común en el fútbol base.

Un jugador que lo hace muy bien es Sergio Busquets. Cuando se abre el equipo y Ter Stegen le da el balón, Busquets nunca la controla y se la devuelve, sino que la toca de cara y se mueve buscando otra salida.

Ese es el error más común, cuando no saber cuándo ni hacia que lado perfilarte, ya sea con la pierna derecha más acercada al balón o la pierna izquierda dependiendo de dónde venga. En eso es donde más solemos poner el énfasis los entrenadores.

Ahora bien, trabajar la lateralidad tanto de un lado como de otro implica que el futbolista entienda que tiene que controlar variables como el tiempo, la situación del campo, el rival e incluso el minuto de partido, ya que quizás a mi me interesa en un momento dado no estar perfilado para aguantar el balón y que me hagan falta.



Perfilarse en defensa. ¿En qué debo fijarme?

Perfilarse en defensa tiene que ver primero de todo con las vigilancias ofensivas que hacemos, es decir, cuando mi equipo tiene el balón mis defensas tienen que hacer vigilancias ofensivas muy pendientes de los movimientos del rival, para que en caso de pérdida el futbolista no esté solo y nos puedan montar el ataque en una contra. Es muy importante que el futbolista esté pendiente de su rival. Y luego hay que intentar orientar hacia fuera.

Eso es lo que nos dice la teoría. Los entrenadores siempre dicen eso de “que no se gire”, eso lo dicen para dar tiempo, para temporizar y que lleguen las ayudas. Intentamos orientar siempre al rival que mire de cara a su portería para que no se gire a la mía, intentamos sin hacer falta aguantarlo ahí. Eso sería la primera parte que habría que hacer.

Si te encara, si se dan la vuelta, tendríamos que buscar una situación en la cual tuviésemos un pie más adelantado e intentemos pensar porque lado nos puede salir. Normalmente si pensamos en Leo Messi, al principio de su carrera le solían defender el lado interior, como juega a pierna cambiada le intentaban defender la izquierda, lo que pasa es que Leo Messi aunque le pongas la pierna por delante suele saltarla sin ningún tipo de problemas, por lo cual el futbolista no tiene tiempo para girar, no sabe cómo girar, gira sobre su propio eje y se suele caer como le ocurrió a Boateng.

Eso es lo más normal, intentar buscar qué situaciones son las que yo puedo promover como defensa para disuadir al rival para que salga por su pierna buena. Intento tener la pierna más adelantada, cambiando de una a otra para que el futbolista no sepa hacia que lado desmarcarse para golpear.

Eso es todo un arte, normalmente pensamos que la defensa no es tan importante porque no es creativa, y es todo lo contrario. Es muy importante tener a defensas que sepan disuadir al rival de que cojan su zona buena de ataque.



Orientación en los despejes. Cada semana vemos muchos goles después de un mal rechazo o incluso goles en propia. ¿Cuál es el error que hay que evitar para que eso ocurra?

Sobre la orientación de los despejes, lo vimos hace poco con el  gol de Marco Asensio en el despeje del portero de Las Palmas que lo hace a la frontal y el del Real Madrid coge el rechace y lo clava en la escuadra.

La ortodoxia te dice que los despejes tienen que ser orientados hacia los lados, si viene un balón desde una banda y lo despejas a la misma banda o a la otra vas a tener menos riesgo que si lo despejas hacia el centro.

El mayor problema que conlleva eso es orientar el despeje de tal manera que el futbolista tenga tiempo necesario para hacerlo bien. Me explico: cuando viene un centro el futbolista no está con los dos pies plantados en el suelo, ve el movimiento del balón y golpea. No lo hacen porque están a 180 pulsaciones, vienen de una situación previa de juego y normalmente el despeje es erróneo. Intentar tener el tiempo suficiente los dos pies clavados en el suelo es muy importante y sobre todo a la hora armar la pierna y despejar que la pierna de apoyo no se levante del suelo eso es lo que te va a dar un mayor grado de efectividad.

¿Qué suele pasar? Que los jugadores van tan revolucionados, quieren despejar con tantas ganas, que no saben hacia donde orientarlo, la carga emocional es tan grande que despejan mal, entonces el error que hay que intentar no cometer está en los nervios. Parece una paradoja, pero lo que hay que hacer para despejar es estar lo más tranquilo posible.

Cuando tú vas a golpear el balón lo más importante es la pierna de apoyo, a veces se nos olvida trabajar los despejes orientados de manera analítica, teniendo claro que la pierna de apoyo es muy importante cuando tienen que despejar. Un ejemplo, aunque no es una orientación de despeje, es el gol de Zinedine Zidane en Glasgow: Zidane clava la pierna y pone la pelota donde quiere y para orientar los despejes es exactamente lo mismo. De cabeza es igual, es tener el tiempo suficiente para verlo y despejarlo.

Lo más importante es el control corporal tanto en despejes como al perfilarse, es vital que el futbolista tenga una lateralización muy trabajada y que pueda a fin de cuentas llevar el cuerpo donde él quiere.

Autor

Iñaki García
Soy Iñaki García y soy periodista. Sé muy poco de fútbol, de hecho, he jugado a baloncesto media vida pese a medir 1.70. Sin embargo, en cuanto se trata de escribir este es mi deporte.